Buscador de temas

domingo, 24 de mayo de 2015

Del expediente académico, al análisis de datos

www.poderpda.com
Con cada revolución tecnológica los líderes disponen de menos tiempo para la preparse y adaptarse a los grandes cambios que se avecinan. En estos momentos nos encontramos ante la inminente llegada de la Internet de las Cosas (IoT). Esto ha generado mayores perturbaciones al sector empresarial y académico, porque se trata de instituciones tradicionales con empleados y estudiantes que aumentan sus niveles de acceso tecnológico. Preparar las próximas generaciones de profesionales, requiere de un pensamiento de diseño que integre nuevos algoritmos socio-tecno-pedagógicos efectivos. 

La IoT es definida como una red global de miles de millones de objetos físicos
inteligentes (accesorios vestibles, máquinas, automóviles, edificios, electrodomésticos, redes de energía, artefactos médicos, dispositivos móviles, supercomputadoras, robots, e incluso personas), todos integrados con sensores, software, controladores y chips de comunicaciones capaces de enviar y recibir datos en tiempo real. Esta red de objetos físicos requiere de analistas de datos dedicados al trabajo con cantidades exponenciales de información. 

Así como el vapor, la electricidad y la informática transformaron los negocios y la cotidianidad de las personas, de la misma manera lo hará la IoT. La excepción en este caso es que la transformación de la IoT será mucho más rápida que las otras tecnologías del pasado.  
 


www.insightssuccess.com
El Big Data es conocido como la gestión y análisis de enormes volúmenes de datos que no pueden ser tratados de manera convencional, ya que superan los límites y capacidades de las herramientas de software habitualmente utilizadas para la captura, gestión y procesamiento de datos. Dicho concepto engloba infraestructuras, tecnologías y servicios que han sido creados para dar solución al procesamiento de enormes conjuntos de datos estructurados, no estructurados o semi-estructurados (mensajes en redes sociales, señales de móvil, archivos de audio, sensores, imágenes digitales, datos de formularios, emails, datos de encuestas, logs etc,) que pueden provenir de sensores, micrófonos, cámaras, escáneres médicos, imágenes? El objetivo de Big Data, al igual que los sistemas analíticos convencionales, es convertir el dato en información que facilita la toma de decisiones. Sin embargo, más que una cuestión de tamaño, es una oportunidad de negocio. Las empresas ya están utilizando Big Data para entender el perfil, las necesidades y el sentir de sus clientes respecto a los productos y servicios. Esto adquiere especial relevancia ya que permite adecuar la forma en la que interactúa la empresa con sus clientes y en cómo les prestan sus servicios (elEconomista.es). 


www.nextanalytics.com
El Análisis de Datos es la ciencia que examina datos en bruto con el propósito de sacar conclusiones sobre la información. El análisis de datos es usado en varias industrias para permitir que las compañías y las organizaciones tomen mejores decisiones empresariales y también es usado en las ciencias para verificar o reprobar modelos o teorías existentes. El análisis de datos se distingue de la extracción de datos por su alcance, su propósito y su enfoque sobre el análisis. Los extractores de datos clasifican inmensos conjuntos de datos usando software sofisticado para identificar patrones no descubiertos y establecer relaciones escondidas. El análisis de datos se centra en la inferencia, el proceso de derivar una conclusión basándose solamente en lo que conoce el investigador (Search Data Center).



Aquellos negocios capaces de extraer esta corriente de datos (big data) en tiempo real mejorarán significativamente su productividad y eficiencia al tener una ventaja en un mercado global cada vez más competitivo. Las empresas que prosperarán serán aquellas que puedan analizar la información en tiempo real generada por los clientes para crear nuevos activos de utilidad colectiva. Cada firma, compañía, agencia, institución o PYME se convertirán en empresas tecnológicas. Quienes se resistan al cambio, sin duda estarán destinados a desaparecer del panorama empresarial. La era del trabajo automático y rutinario ha finalizado. Esto NO significa que la tecnlogía está provocando la desaparición los trabajos, sino que la naturaleza de la tarea es lo que está cambiando las modalidades de hacer las cosas.

Por supuesto que los colegios y las universidades también serán consideradas como empresas que tendrán que enfrentarse a sus propios desafíos socio-culturales, económicos, políticos, científicos, tecnológicos y pedagógicos. Estas instituciones ya no podrán subsistir por sí solas en su formato tradicional. Tendrán que establecer nuevas alianzas con diferentes organismos y expandir su oferta académica a la comunidad global si es que desean alcanzar futuros sostenibles en el tiempo. Aquellas instituciones educativas que sobrevivan, es porque tendrán la visión de crear programas académicos articulados a la altura de los tiempos. Si se fijan, ahora mismo todas las universidades públicas y privadas se parecen a sí mismas al ofrecer los mismos programas académicos. Todas atraviesan por la misma crisis económica en mayor o menor grado. Y por tanto se dedican a venderle sueños a los estudiantes y no a mostrarles la realidad global.

Sin embargo, los discentes de esta era ya no son las mismas personas para quienes se concibió el sistema universitario que tenemos. Ahora mismo existen dos elementos que impactan el contexto académico de nivel superior:
  1. No existe el aprendiz de tiempo completo: El costo de vida de hoy día obliga a los estudiantes a buscar empleo para pagar sus gastos personales. Además, muchos alumnos son jefes de familia que tienen que generar sus propios ingresos. Para muchos jóvenes, los bachilleratos de 4 y 5 años se han convertido en expectativa de largo plazo. Muchos buscan acelerar su programa de estudios para darle prioridad a otras necesidades, intereses y preferencias. La universidad que conocemos, fue diseñada para educar a estudiantes de tiempo completo en ciclos semestrales, y ha tenido que flexibilizarse para atender las necesidades de los estudiantes de tiempo parcial.
  2. El foco educativo se mueve más hacia los profesionales: Los estudiantes de escuela superior ya no son el target de atención para alcanzar los niveles óptimos de matrícula. Las universidades no se han percatado aún de que afuera hay una extensa comunidad intrnacional de profesionales que necesitan expandir sus horizontes de posibilidades, certificarse o recertificarse en sus carreras. Las unidades de Educación Continua ofrecen sus alternativas, pero la realidad es que no son atractivas para muchos profesionales. 
Por esta razón es que han surgido nuevos organismos (UniMOOC, NetLearning, ANEXO, InnóvaTpr) transnacionales que ofrecen los recursos y la flexibilidad para atender las exigencias de los profesionales de hoy. La sociedad se ha dado cuenta de que los empleos convencionales están escasos y con muy pocas posibilidades de crecimiento profesional. Por eso es imperante ofrecer programas académicos dirigidos al micro-empresarismo, emprendimiento, desarrollo profesional y la práctica del conjunto de capacidades necesarias para adaptarse al nuevo orden social.  
Las habilidades de liderazgo más preciadas en el siglo 21 son: la capacidad de adaptarse al cambio constante, la colaboración en todas las disciplinas (transvergencia) y la toma de decisiones ágiles basadas en el análisis de datos en tiempo real (big data). Lo que las empresas reclutan en sus equipos de trabajo son personas que tengan la capacidad de saber hacer cosas diferentes con los datos generados. Las capacidades creativas, talentosas, innovadoras, reslientes y desafiantes son las de mayor valor. Estas provocan que las personas se sumerjan en procesos de pensamiento de orden superior dirigidos al fortalemiento, expansión, personalización de los productos y servicios.

Es por eso que el desarrollo tecnológico le presenta al liderato universitario dos grandes desafíos: 1) diseñar nuevos programas académicos para convertir las nuevas oportunidades en ventajas competitivas, y 2) transformar sus metodologías instruccionales para generar una nueva generación de líderes proactivos.

Además de practicar esas habilidades, los educadores deben conocer lo mejor posible a sus estudiantes. Esa información es generada por las plataformas de eLearning institucionales. Las plataformas LMS producen abundantes datos sobre las acciones de los estudiantes (horas de entrada y salida, registros de accesos, IP address, horas contacto, paticipación en las actividades, historial de navegación, etcétera). Estos datos sirven de mucha ayuda para la toma de decisiones pedagógicas y administrativas. Pero la verdad es que gran parte de los docentes desconocen su verdadera utilidad de evaluación formativa. Para ellos, lo más importante son las calificaciones acumuladas a lo largo del término académico. Por tanto, la educación web sigue viéndose como un suceso temporal y no como un proceso de desarrollo permanente. Igual que como ocurre con la educación presencial. Las universidades pierden el contacto con sus egresados porque nunca tuvieron el interés de conocer qué necesitaban, qué preferían, qué les apasionaba y hasta dónde pudieron llegar. Las universidades del nevo milenio ya no necesitan almacenar los expedientes académicos de sus estudiantes, sino de gestionar sus perfiles digitales para que puedan seguir utilizándose a través del tiempo.


Sin embargo, Moodle, Blackboard, Facebook, Twitter, Snapchat, Instagram y Google saben mucho más sobre lo que hacen sus usuarios al generar información sobre la base de sus percepciones íntimas. Mas bien se compone de un conjunto de algoritmos programados para registrar sus actividades, necesidades y deseos. Es por tal razon que se experimenta la constante actualización de sus plataformas. Lo que ellos buscan es lo mismo que las universidades: Retención en la plataforma y Persistencia en el uso de sus servicios. Y esos datos se miden con sensores, no con cuestionarios de satisfacción. 

La analítica de datos le ofrece los educadores la oportunidad de conocer mucho mejor a cada estudiante (siguiendo las políticas institucionales) los datos en tiempo real y la retroalimentación en la asistencia, registros de acceso, competencias docentes, hábitos de estudio, efectividd de los recursos didácticos, niveles de avance, progreso en el trabajo, actitudes, fortalezas y debilidades. Mediante el análisis de los datos, los profesores diseñarán cursos más personalizados y ofrecerán mejores experiencias de aprendizaje hierconectado.

A medida que ingresen nuevos estudiantes a la universidad el uso tecnológico seguirá aumentando. Esos jóvenes demandarán un mayor uso tecnológico en sus cursos presenciales y a distancia. Esperan que los ayuden a transformar sus vidas, aumentando su conocimiento, habilidades, destrezas y talentos personales. Pero la realidad que se vive en el aula física es otra. Los docentes continúan en sus círculos de comodidad dictando sus conferencias magistrales en PowerPoint, laboratorios prácticos presenciales y evaluando la acumulación de contenidos retenidos en la memoria. Para ellos es mejor evaluar lo que es más fácil de enseñar, no lo que es verdaderamente esencial aprender.


Es por eso que diferentes sectores profesionales están familiarizándose más con los cursos masivos abiertos en línea (MOOCs) y otras experiencias innovadoras de desarrollo profesional a la carta. A partir de las nuevas ofertas académicas ofrecidas en Coursera, edX, Udacity, Miriada, Khan Academy y YouTube, es que la sociedad está transformando la educación del siglo 21. Todas esas plataformas conocen mucho mejor lo que necesitan o prefieren sus usuarios por los datos que generan. Muy distinto a la información acumulativa provista en los expedientes académicos universitarios. En el siglo 21 los gerentes, administradores, directores, supervisores y auxiliares, trabajan con el análisis de datos de sus clientes en cantidades exponenciales. Sus dispositivos móviles conectados a las plataformas generan todo un torrente de datos útiles (anytime-anywhere) para la toma de decisiones efectivas. De lo que de habla es de una administración proactiva, no reactiva. De saber anticiparse a los fenómenos emergentes antes de que las crisis se conviertan en irremediables. 
 
La proliferación tecnológica de la era obliga a los nuevos emprendedores a crear nuevos puestos de trabajo altamente digitalizados. Los altos cargos y salarios irán a aquellos profesionales hábiles en tareas cognitivas de orden superior, capacidades creativas y la toma de decisiones efectivas. Mientras que los empleos convencionales ofrecerán limitadas oportunidades salariales y de crecimiento profesoinal.

Mientras que Analítica de Datos está a punto de cambiar el paradigma laboral, algunas habilidades básicas seguirán siendo muy apreciadas en el ambiente de trabajo: 

  • Análisis de datos, más allá de los instrumentos de investigación convencionales
  • Habilidades de trabajo en equipo y colaboración para resolver ágilmente problemas complejos 
  • Presentación y habilidades de comunicación a partir de conversaciones productivas en las Sala de Juntas
  • La gestión del cambio y aprender a abrazar la flexibilidad como una competencia básica
Es por eso que mi meta personal es formar parte de una entidad colectiva dirigida a preparar a todos los profesionales para el mundo cambiante en que nos encontramos hoy y, quizás más importante, el mundo en el que vamos a vivir mañana... 

Ardea Virtual INFOTEC

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada