Buscador de temas

Cargando...

lunes, 14 de enero de 2013

Disrupción: A crear nuestra propia educación

Sin duda alguna, el sistema educativo está atravesando por una aguda dificultad de adaptación a los grandes cambios socio-culturales de la era altamente influenciados por los adelantos científicos y tecnológicos. Es obvio que la estructura piramidal de la academia está totalmente enajenada de lo que ocurre en el mundo exterior. Ellos viven día a día buscando las formas de resucitar el sistema burocratizado e industrializado de antaño del que tanto se han beneficiado durante las últimas décadas. La receta mágica de un currículo escalonado impuesto a todo el mundo ya no está rindiendo los grandes frutos del pasado. Para mí eso es una salida pedagógica muy sencilla, porque hacerlo con la complejidad que exige nuestra sociedad le resulta a la gerencia un gasto exuberante que podría atentar contra sus horizontes de jubilación. La educación del siglo 21 no ya no funciona con currículos uniformes, compartimientos encapsulados en filas, horarios definidos, clases magistrales, test estandarizados metodologías y recursos instruccionales de antaño. El punto es que la sociedad de hoy ya no es lineal ni tampoco le tiene confianza a las estructuras burocráticas tradicionales. La sociedad de hoy es una altamente compleja que necesita soluciones universales y adaptadas a sus necesidades particulares.


Hoy día podemos apreciar cómo las personas con acceso a la tecnología generan nuevas capas sociales, aumentan sus niveles de productividad y extienden sus capacidades comunicativas con las TIC por sí solos. Tales cambios los convierten en ciudadanos digitales o hiperciudadanos. El acceso a la información está casi en todas partes: en los hogares, las calles, los establecimientos públicos y algunas organizaciones que han abierto sus canales informáticos para beneficiar a las comunidades. Ya no se habla tando de la web de las personas, sino de la web de las cosas. Gracias a la proliferación tecnológica de la web y a la distibución del libre conocimiento, las personas son capaces de elaborar productos útiles que antes sólo se producían en las industrias. La ciudadanía está aprendiendo a autorealizarse al aquirir las materias primas necesarias para satisfacer sus necesidades particulares. Muchos profesionales se han convetido en trabajadores del conocimiento, aprovechándose del excedente cognitivo para crear, innovar y emprender un nuevo modelo socio-empresarial basado en las características individuales de los clientes. Nuevas capacidades de aprendizaje se están generando en estructuras paralelas totalmente alejadas de enseñanza formal. La ciudadanía está aprendiendo lo que le apasiona, a su propio ritmo y a través de múltiples formas de representación del conocimiento. Sin darse cuenta, se sumergen en entornos de aprendizaje informal en los que invierten horas de estudio y experimentación continua. Van en búsqueda de sus objetivos personales, sin que nadie les dé instrucciones de lo que deben o no hacer.

Como ejemplo, podemos mencionar a muchos cantantes y músicos que generan música desde sus estudios de grabación; comunicadores que administran su canal de vídeo, radio web streaming y redes de prensa digital; comerciantes que venden productos y servicios desde su hogar; escritores que venden más desde la web que desde las casas editoriales; ciber-abogados que ofrecen consultorías desde sus entornos virtuales, estudiantes que dejan la universidad para crear proyectos prendedores (Microsoft, Apple, Facebook, Whatsapp), agricultores que inventan nuevas formas de cultivar sus propios huertos, industriales que operan sus propias maquinarias de producción y profesionales que comienzan a crear sus empresas emergentes para trabajar con las estructuras tradicionales como clientes, no como jefes. ¡Nosotros los educadores también podemos crear nuestros recursos de aprendizaje y escenarios de aprendizaje! ¿Por qué no?

Las personas con acceso al conocimiento están creando inconscientemente su propia actitud cognitiva conforme a sus estilos de aprendizaje a través del uso que le están dando a sus recursos tecnológicos. Cada día que pasa vemos cómo más y más usuarios se benefician de las bondades que ofrecen los Entornos de Aprendizaje. Entonces, nos encontramos ante un claro desfase entre escuela/universidad, la sociedad y la dimensión laboral. Mientras muchos educadores están aprendiendo a manejar el software para enseñar, la comunidad profesional está utilizando una infinidad de aplicaciones, herramietas web 2.0, servicios de computación en nube, participando activamente en las redes/medios sociales, en redes cognitivas, grupos de apoyo y redes de innovación colaborativa (CoIn). Están formando parte de una nueva economía de la atención y del conocimiento, porque saben que éste es el petróleo del siglo 21. 

No es mi intención menoscabar la contribución que ha hecho nuestro sistema educativo a la sociedad, pero es muy preocupante el nivel de retraso que lleva con respecto a los adelantos, progresos o avances que vivenciamos diariamente. Se estima una distancia de dos décadas en el contexto universitario y de más de trés en el ámbito escolar. Y esto no tiene que ver únicamente con la incorporación tecnológica en la sala de clases, sino con la gestión del conocimiento, la investigación, el desarrollo de la creatividad, la educación emocional,  la actualización constante de habilidades, destrezas, talentos personales, competencias profesionales y actitudes adaptativas. Tiene mucho que ver con el desaprender lo que ya no sirve, para dar paso a lo nuevo que está por llegar. El conocimiento de ayer nos ayuda a establecer relaciones más claras con lo que existe ahora, pero no nos sirve para diseñar futuros. 

Hoy día vemos cómo la universidad continúa preparando a los mismos profesionales de hace 20 años atrás con la ilusión de que logren caminar por los mismos senderos de sus predecesores bajo un sistema en vías de un seguro colapso. Seguir los rastros de los otros no garantiza el éxito total en estos tiempos de gran incertidumbre. Creo que el sistema educativo debería promover el que cada persona siga su propio camino basado en la experiencia, conocimientos, capacidades personales y la agudeza de sus sentidos. Lo mismo ocurre en el contexto educativo. Las Escuelas de Pedagogía están preparando maestros para la educación objetivista y pragmática de la era fordiana. Los educadores jóvenes son entrenados para laborar en la realidad de la escasez, no de la abundancia...   ¡Podemos prepararlos para la educación del futuro! 

El artículo de Víctor Cuevas, La formación inicial del profesorado: una asignatura pendiente, se menciona detalladamente los grandes desaciertos de las escuelas tradicionales de pedagogía. Otra entrada que me animó a escribir este artículo, proviene del tecno-educador Juan D. Farnós (@juandoming), Diseñar “nuestra propia educación”…la nueva manera de aprender!. Tanto las escuelas como las universidades deberían dejar de ser faros y actuar más como guías en el proceso de capacitación de los estudiantes. Educadores como Juan piensan que dirigir la instrucción es lo mismo que cortar de un tijerazo las alas de la creatividad, la motivación intrínseca y los deseos de experimentar más allá de lo conocido. En su reciente artículo, Dolors Reig expone que "Mientras que la enseñanza de un maestro puede ayudar a los niños a encontrar una respuesta específica más rápidamente, también hace menos probable que descubran información nueva acerca de un problema, que aprendan a crear una solución nueva e inesperada. ¿Qué es lo que sabemos acerca de cómo afecta la enseñanza en el aprendizaje? Además, ¿cómo medimos el aprendizaje? Si utilizamos pruebas estandarizadas, la curiosidad y la creatividad son más difíciles de medir"

Como educador, me preocupa mucho el que las escuelas de pedagogía sigan formando los mismos profesionales de hace dos décadas atrás cuando la sociedad en la que nos encontramos hoy día es totalmente diferente. En su artículo: El profesor, la clave del cambio, Oscar González expone que "Si queremos mejorar no podemos seguir haciendo lo que tuvo éxito en el pasado, hoy no sirve. Debemos trabajar para ese futuro que se avecina incierto con una escuela a la altura de las circunstancias llevando a cabo una transformación real en todos los sentidos". Él propone las siguientes alternativas: 1) Mejorar la formación inicial y continua del profesorado; 2) Mejorar los equipos directivos; 3) Mejorar las relaciones entre la familia y la escuela; 4) Trabajar para reconocer las habilidades naturales de los niños y potenciarlas para que florezcan; 5) Cambiar el concepto de éxito y fracaso en el sistema educativo actual, y 6) Trabajar para educar y preparar a los niños y jóvenes para un mundo cambiante e incierto. 

Así que, como el sistema educativo (entiéndase por escuelas y universidades) no tiene la más mínima intensión de corregir sus grandes deficiencias: estructura burocrática piramidal obsoleta, deterioro de la planta física, procesos de reclutamiento, marcos filosóficos, paradigmas socio-pedagógicos y los diseños de la instrucción, he tomado la decisión de convertirme en un educador disruptivo. Me he vacunado contra el pesimismo colectivo que impera en mi entorno laboral. Ahora siento que soy un aprendiz permanente capaz de diseñar mi propia educación. Una educación basada en mis necesidades, intereses y preferencias personales. Una experiencia de aprendizaje descentralizada, abierta, ubicua y de libre distribución del conocimiento. Una red de aprendizaje compuesta por educadores de todas partes, con quien tengo el honor de compartir conocimientos, experiencias e ideas que han influenciado las formas en que percibo el mundo en el que vivo. En 2008, sin darme cuenta que lo estaba haciendo, comencé la maravillosa travesía de iniciar una actitud 2.0. A continuación, comparto con ustedes el currículo evolutivo que he estado diseñando a lo largo de los años. Y digo que es evolutivo, porque de momento me topo con cosas que acaparan mi total atención. Lo mejor de todo es que esta educación continua no me ha costado nada. Pero a la misma vez siento que llega a mí un compromiso de aceptar lo mejor de ustedes y compartir lo mejor de mí: consumir y producir. Lo hago porque me siento comprometido con la educación de mi país y la de mis naciones hermanas...

Este es mi programa personal de aprendizajes (en estado beta):

  1. Marcos filosóficos de la educación: Liberal/perennialista, Objetivista, Pragmática, Humanista, Radicalista y Analítica...
  2. El Conectivismo: Teoría de aprendizaje en la era digital y su relación con el Conductismo, Cognoscitivismo y Constructivismo social. Práctica de sus postulados en escenarios reales de aprendizaje con mis estudiantes. 
  3. Paradigmas contemporáneos de la educación: La Web 2.0/3.0/4.0, Sharismo, Aprendizaje Rizomático, Educación Expandida, EDUPUNK, Aprendizaje Invisible, Socionomía, Comunidades auto-organizadas, Clase invertida y Aprendizaje abierto, ubicuo e inclusivo.  
  4. Las TIC en la Educación: Incorporación de ordenadores, computadoras portátiles, netbooks, tabletas, teléfonos inteligentes y wearable computing en contextos de aprendizaje. La convergencia de plataformas, formatos, sistemas, lenguajes de los dispositivos electrónicos y sus softwares  
  5. Diseño de escenarios de aprendizaje: Entornos personales de aprendizaje (PLE), Redes personales de aprendizaje (PLN), Redes sociales de aprendizaje (SLN), Entornos de desarrollo personal (PDE), Entornos de Innovación colaborativa (CoIn), Herramientas web de aprendizaje personal (PLwT)
  6. Evaluación de aprendizajes: Analíticas de aprendizaje, Minería de datos y Diseño de rúbricas basadas en proyectos...
  7. Modelos de aprendiazaje: Brain-based Learning, Programación Neurolingüística, Problem-based Learning, Proyect-based Learning, Scenario-based Training, Web Quests...
  8. Modalidades pedagógicas: Presencial, Team Teaching Blended Learning, Hybrid Learning, eLearning, Online Learning, mLearning, OpenCourseWear, Massive open online course (MOOCs), Learning 2.0.
  9. Diseño de la instrucción: TPACK Model, ADDIE, ASSURE, Modelo AC...
  10. Taxonomías: Blomm 2001 y Webb   
  11. Aplicaciones y servicios web para la educación: Realidad aumentada, APPs móviles, PodCasting, Redes sociales, Redes cognitivas, Edición de vídeos, Radio-TV Streaming, Edición de fotos digitales, Diseño de presentaciones flash, Servicios de computación en nube, Curación de contenidos, Computación basada en gestos...
  12. Educación emocional: Conocerse a uno mismo, Empatía, Autorregulación, Gestión de las emociones, Actitud Educativa 2.0... 
Les aseguro que todo esto que estoy aprendiendo me ha ayudado muchisimo a expandir el horizonte de posibilidades. Para mí ha sido un honor colaborar en proyectos educativos transnacionales en los que he sido invitado. No importa que no haya tenido ganancias económicas por mi tiempo y esfuerzo dedicado a favor de una nueva agenda educativa global. Detrás de esta contribución ad honorem subyace un valor añadido muy gratificante. L@s invito a que se unan en esta travesía. Cuento con ustedes para juntos lograr la verdadera educación.

Si en tu escuela o universidad no de sa el espacio para una educación transformadora, comienza a transformarte a ti mism@ en tu entorno personal. En muchos casos, el sistema tradicional en el que laboras limita tus aspiraciones profesionales. No te dejes hundir en el pesimismo colectivo del que se alimenta el sistema. De eso es que vive la pirámide burocrática, de tu desaire, de tu frustración, de tu desaliento. Así no tendrás las armas para iniciar tu revolución creativa. Esa es la peor amenaza para los que controlan la educación del país. Comienza a transformar tu vida personal, profesional y socio-cultural. Comienza a aprender en la red, con la red y desde la red. Te aseguro que esta transformación será nuestra mejor arma de construcción masiva... 

Si entienden que falta algo más por aprender, me encantaría leer sus aportaciones en el bloque de comentarios..


¡Sigamos aprendiendo enREDados!


8 comentarios:

  1. Me has emocionado amigo Antonio, simplemente ni más ni menos...@juandoming

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Juan por tu apoyo. Te confieso que tus ideas son nodos que ponen a mi mente a pensar en muchas cosas. Tengo mucho que aprender y más por poner en práctica. Ese es el gran reto que me depara el futuro...

    ResponderEliminar
  3. Juan y Antonio, dos gigantes que me dejan perplejo, felicitaciones.

    Como docente de secundaria me preocupa la falta de adecuación de la curricula, a las necesidades actuales del alumnado.

    Materias que ya no deberían dictarse y otras que deberían actualizarse,como por ejemplo una materia que remezcle el marketing y la mercadotecnia con administración (Estadística)y matematicas.

    Mucho por diseñar ...

    Un saludo y mi admiración a ambos.

    ResponderEliminar
  4. A veces tengo la sensación de que llego tarde, pero estoy equivocado.
    No me tiene que angustiar que alguién haya llegado antes a pensamientos, conclusiones... Todo lo contrario, es bueno encontrar gente que va por delante en tu camino. Gente que además sigue a otra gente. En este seguir que no es de oveja si no de aprendiz. Gracias

    ResponderEliminar
  5. Sergio: Tú eres parte de este movimiento disruptivo. Generas y compartes conocimientos y recursos valiosos. El remix de materias es posible. Como el sistema no nos apoyará, tenemos que trabajarlos nosotros mismos en nuestros entornos. Trabaja a tu ritmo y con paciencia. Estos son procesos que toman tiempo...

    ¡Adelante sempre!

    Antonio

    ResponderEliminar
  6. Mariano: No llegas tarde, llegas en el momento indicado con las personas indicadas. Este es el momento de comenzar a emprender grandes proyectos. A penas llevo cinco años en esta dimensión y siento que estoy atrás... ¡Hay mucho camino por recorrer!

    Parte de mis aportaciones son remezclas de grandes ideas de much@s otr@s a quienes sigo. Ell@s son energías externas que ponen a trabajar a mi cerebro para crear ideas innovadoras. Y para mí, esto es aprendizaje. Es un proceso de dar y recibir con respeto.

    ¡Gracias por su apoyo!

    ResponderEliminar
  7. ¡Qué alegría tan grande me da el poder leer cosas como estas porque sé que no estoy sola en esta meta de cambiar (aunque sea un poquito) el mundo para bien!

    Lo que me encantaría saber (y estoy trabajando en ello) es cómo hacer que más docentes se contagien de esa misma emoción, cómo hacer que inicien ellos el cambio y se empoderen de su propia formación, así dentro de casi nada tendríamos por el mundo muchos guías, muchos líderes y cuánto daría por seguir en este mundo el día que eso pase!

    Me encantaría poder participar en espacios en los que se debatan estos temas, te agradecería me des luces sobre los mismos y espero poder aportar algo... y si no es así, agradezco el aprendizaje que ya me llevo.

    Saludos

    Gaby Guillén ;)

    ResponderEliminar
  8. Saludos Gaby:

    Primero, deseo agradecer tu lectura y comentarios en este artículo. A veces uno cree que anda solo tratando de cambiar al mundo, pero hay muchas otras personas con metas y objetivos similares. Saber que hay colegas educadores que hacen lo mismo desde sus perspectivas personales me llena de mucha satisfacción.

    Segundo, deseo contestar tu pregunta sobre qué hacer para encantar a otros docentes en la transformación educativa. Te diré que hay muchas formas de participar:

    1) Crea tu identidad digital: Blog, Facebook, Twitter, Google+, LinkedIn, Paper.li, Scoop.it y otros. Crea tu portafolio electrónico (http://sites.google.com/site/edumorfosis). Comparte todo lo que sabes y haces en tus entornos digitales. Publica tu mensaje, reflexiones, experiencias y actividades tecno-educativas.

    2) Participa en Redes de Innovación colaborativa: Red AULA 2.0; Red de Educadores Puertorriqueños, Red CLED, Red Excellere, Red Tebas. Aquí conocerás lo que hacen muchos otros educadores. Es una maravillosa experiencia el contactar a educadores de diferentes nacionalidades interesados en colaborar contigo en diferentes proyectos.

    3) Involúcrate/Participa: Sea cual sea el proyecto educativo en el que colaboras, compártelo. En AULA 2.0 ofrecemos webinars y talleres virtuales todos los martes. Accede a diferentes eventos tecno-educativos virtuales. Explora cómo es esta dimensión digital y anímate a participar en proyectos 2.0.

    4) Lo que haces ahora mismo es una manera de darte a conocer. Comenta, expón tus ideas, comparte tus proyectos con otros educadores. Date a conocer en esta dimensión digital. Te darás cuenta de que la educación del siglo 21 rebasa toda frontera o limitación física, temporal o geográfica. Ya no hay límites para aprender. Nuestra actitud 2.0 nos convierte en Educadores emprendedores, creativos y visionarios...

    Sígueme en los entornos digitales:
    Twitter: @Edumorfosis
    ScoopIt: http://www.scoop.it/t/edumorfosis
    PaperLi: http://paper.li/edumorfosis

    ¡Adelante y muchos éxitos!

    ResponderEliminar